El debate sobre el uso del termino “esclavitud” (2)

(ver traducción abajo)

Open door: The Guardian’s reporting about illegal migrant workers in Spain

The readers’ editor on… a compelling story of modern-day ‘slavery’

A powerful film shown on the Guardian’s website, and a two-page spread in print, investigated the plight of illegal migrants working in the hothouses of Almeria, southern Spain. The film showed the men living in shacks made from wooden pallets and run-down agricultural buildings. The workers themselves explained that they were paid around half the Spanish national minimum wage and often went hungry. Two charities and a trade union (SOC) backed the claims of the migrants about the conditions in which they lived.

The evidence in the film was such that Anti-Slavery International said the conditions met the definition of slavery as set by the International Labour Organisation. The use of the word slave was properly explained and justified.

There were many messages of support from Spain for the film and article. But in Almeria the story caused a furore, drawing criticism from the local press, two academics – one of whom was interviewed for the story – and a farmers’ co-operative.

One of the critical academics, from the University of Almeria, said: “It is with great disappointment that I read the article and viewed the video. While the plight of immigrants ‘without papers’ in southern Spain is harsh and unacceptable, the analysis as to why this is the case and the simplistic linking of it to the ‘fault’ of the Almeria greenhouse sector is blatantly false and displays a lack of knowledge or wish to understand the situation.”

To summarise the key complaints, she felt there were many migrants who had taken advantage of an amnesty to become “regularised” and therefore the problem was not as bad as it had been painted; the farmers were unfairly being blamed for a much wider problem; the use of the word “slavery” was emotive and inaccurate, based on a biased film; and that neither the film nor the article gave space to those accused of being responsible for these conditions.

I reviewed the film and the article, and read the transcript of the interview with a professor at the university, who was interviewed by our reporter. He had also complained, saying that despite a two-hour interview he was not quoted directly but used only as the source of a figure for the value of the hothouse industry in southern Spain – €2bn.

I have spoken at length to the writer, a Guardian specialist who has spent 10 years reporting on the exploitation of labour in the food industry around the world. Contacts made on an earlier trip to the area told her that the situation of illegal migrants facing exploitation was currently deteriorating because of the collapse of the Spanish property boom, which had driven migrant workers out of the building industry and into the hothouses looking for work.

She interviewed nearly 100 workers in groups who identified themselves as illegal migrants, and sought numerous responses from others before publication. She asked to film and interview a representative of a leading farmers’ co-operative, Casi, but they declined. She spoke to farmers but none was prepared to go on film for fear of repercussions.

Over an extended period she tried to elicit comment from the Spanish government, but none was forthcoming. Farmers and experts close to the local industry she spoke to said it would be very difficult for them to speak openly because the industry had a history of retaliating against critics and their employment or business was likely to suffer if they did.

I don’t believe that the way the reporter approached the story was inconsistent with the journalistic standards of the Guardian. There is no evidence that the film or text was manipulated to be misleading or inaccurate. Overall I believe it is a compelling story and film, researched in detail and made in good faith.

However, I think there were deficiences in the way the story was presented. While key facts from the interviewed professor were presented, his would have been a useful voice on the ground to quote. In general it’s a basic rule of journalism to put allegations to those involved, no matter how self-evident the faults appear to be. If, as in this case, this was attempted but proved largely fruitless, we should explain to the reader in the story what attempts were made.

We should have been much more explicit about all the efforts that the correspondent made over the two separate weeks of research and filming to talk to those with responsibility for the conditions the readers can see and read about.

traducción del inglés al español

Abra la puerta: la presentación de informes de The Guardian sobre los trabajadores migrantes ilegales en España

“Editor de … una historia convincente de lo que hoy” Los lectores la esclavitud ”
o Chris Elliott
o El Guardián, lunes 07 de marzo 2011
la historia o artículo

Una película de gran alcance se muestra en la página web de The Guardian, y un pliego de dos páginas en la prensa, investigó la situación de los inmigrantes ilegales que trabajan en los invernaderos de Almería, sur de España. La película mostraba a los hombres que viven en chozas hechas de paletas de madera y edificios en decadencia agrícola. Los mismos trabajadores explicaron que se pagaron alrededor de la mitad de los españoles salario mínimo nacional y, a menudo pasaban hambre. Dos organizaciones de caridad y un sindicato (SOC), provistos de las reivindicaciones de los migrantes sobre las condiciones en que vivían.

La evidencia en la película fue tal que Anti-Slavery International dijo que las condiciones se reunió la definición de la esclavitud según lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo. El uso de la palabra esclavo se ha explicado y justificado adecuadamente.

Hubo muchos mensajes de apoyo de España para la película y el artículo. Pero en Almería la historia causó furor, que generó críticas de la prensa local, dos profesores universitarios – uno de los cuales fue entrevistado para la historia – y una cooperativa de agricultores de la operación.

Uno de los académicos críticos, de la Universidad de Almería, dijo: “Es con gran decepción que he leído el artículo y ver el vídeo Si bien la situación de los inmigrantes ‘sin papeles’ en el sur de España es dura e inaceptable, como el análisis. por qué esto es así y la simple vinculación del mismo a la “culpa” del sector de efecto invernadero de Almería es descaradamente falso y muestra una falta de conocimiento o el deseo de comprender la situación. ”

Para un resumen de las quejas principales, sintió que había muchos inmigrantes que habían tomado ventaja de una amnistía para convertirse en “regularizar” y por lo tanto el problema no era tan malo como había sido pintada, los agricultores estaban siendo culpados injustamente de un problema mucho más amplio; el uso de la palabra “esclavitud” fue emotiva e imprecisa, sobre la base de una película tendenciosa, y que ni la película ni el artículo la dio espacio a los acusados de ser responsables de estas condiciones.

He revisado la película y el artículo, y leer la transcripción de la entrevista con un profesor en la universidad, que fue entrevistado por nuestro reportero. Se había quejado también, diciendo que a pesar de una entrevista de dos horas que no se cita directamente, sino sólo como la fuente de una figura por el valor de la industria de invernaderos en el sur de España – 2 mil millones de €.

He hablado largamente con el escritor, un especialista en The Guardian que ha pasado 10 años de informes sobre la explotación del trabajo en la industria de alimentos en todo el mundo. Contactos realizados en un viaje anterior a la zona le dijo que la situación de los inmigrantes ilegales frente a la explotación en la actualidad el deterioro debido al colapso del boom inmobiliario español, que había conducido los trabajadores migrantes de la industria de la construcción y en los invernaderos en busca de trabajo.

Ella entrevistó a casi 100 trabajadores en los grupos que se identificaron como inmigrantes ilegales, y solicitó numerosas respuestas de los demás antes de su publicación. -Preguntó ella al cine y al entrevistar a un representante de los agricultores un líder “de cooperación, Casi, pero no quiso que. Habló a los agricultores, pero ninguno estaba dispuesto a ir en la película por temor a represalias.

Durante un período prolongado trató de obtener comentarios del gobierno español, pero ninguno llegó. Los agricultores y los expertos cerca de la industria local que habló dijo que sería muy difícil que puedan hablar abiertamente, porque la industria tenía una historia de tomar represalias contra los críticos y su empleo o negocio es probable que padezcan, si se hizo.

No creo que la forma en que el reportero se acercó a la historia era incompatible con las normas periodísticas de The Guardian. No hay evidencia de que la película o el texto fue manipulado para ser engañosa o inexacta. En general creo que es una historia convincente y el cine, investigó en detalle y de buena fe.

Sin embargo, creo que hubo deficiencias en la forma en que se presentó la historia. Mientras que los hechos clave de la profesora entrevistada se presentaron, su hubiera sido una voz útil en el suelo citar. En general es una norma básica del periodismo de poner denuncias a los afectados, sin importar cuán evidente las fallas parecen ser. Si, como en este caso, se intentó pero se mostró en gran medida infructuosa, debemos explicar al lector en la historia de lo que se intentó.

Tendríamos que haber sido mucho más explícito acerca de todos los esfuerzos que el corresponsal hizo durante las dos semanas separada de la investigación y el rodaje de hablar con los responsables de las condiciones que el lector pueda ver y leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s