El debate sobre el uso del termino “esclavitud” (1)

(ver traducción abajo)

Letters

It is unfair to compare migrant workers to slaves

As the head of the trade organisation representing Andalusian fruit and vegetables (Hortyfruta), and the principal representative of the Andalusian fresh produce sector, I’m contacting you in response to a video feature on your website, generating both concern from UK consumers and dismay from the Andalusian fresh produce industry, who feel that the sector has been unfairly and unreasonably targeted.

The video report – posted together with an online report headlined “Spain’s salad growers are modern-day slaves, say charities”, and also on its own under the headline “Salad slaves: Who really provides our vegetables” – highlights the difficulties encountered by a number of illegal immigrants living in Andalusia.

We believe the use of a word in the headlines as emotive and with such strong connotations as “slaves” was inflammatory and unwarranted, particularly as the report neglects to mention the considerable number of legal immigrants in the region who are benefiting from the employment opportunities offered by the Andalusian agricultural industry, as well as the work of organisations such as our own who adhere to policies which support the legal recruitment and fair treatment of our foreign workers.

As is well documented throughout the UK media, the issue of illegal immigrants is an international problem and tends to often be focused on areas where unskilled work can be more easily obtained, especially in intensive agricultural areas. Andalusia is not immune to this and, with the area employing over 38,500 legal migrants, is a magnet to others, who take a chance and enter the country illegally in the hope of gaining work.

Hortyfruta was set up three years ago to represent over 18,000 Andalusian farmers and co-operative growers and packers, and is working hard with its members to work across the whole spectrum of farming issues: increasing the usage of biological control to eliminate pesticides; increasing research to create more varieties of tasty and delicious fruit and vegetables; and keeping farmers informed of employment and other laws affecting the industry.

It is with respect to these employment laws and conditions that we would like to convey the following observations to you:

1. Andalusian agriculture currently employs over 110,000 people, of which over 38,500 are legal immigrants with roles in both the greenhouses of the Granada and Almeria coast and in the processing/distribution businesses of the area.

2. All companies are legally registered with social security, and as such are controlled by laws and labour relations in force under Spanish legislation demands.

3. The wages of the 38,500 legally registered immigrant workers are, like those of their Spanish colleagues, strictly governed by the Convenio Colectivo Provincial de Trabajo en el Campo (Collective Provincial Agreement for Agricultural Work) published in the Boletín Oficial de la Provincia (Official Provincial Bulletin) number 181 published on 17 September 2007.

4. In order to discourage migrant workers illegally entering the country in the hope of work, Hortyfruta has in recent years worked hard to establish that those who arrive have previously agreed contracts and terms and conditions called “contracts in origin” with the collaboration of the Andalusian government and the other social bodies. Once the migrant contract has finished they return to their country, where they must sign up within a month if they wish to return. This worker will then take preference in the recruitment for future available work. The maximum duration of a contract is nine months and complies with all work and social guarantees. (See the Contract in Origin Proceedings Appendix).

5. At the same time since the normalisation process for immigrants legislation of 2005, 30,396 people have been granted residence in Almería, of which more than 20,000 work in agriculture. From the total of resident foreigners, Almería represents 36% of the Andalusian total and 4.4% of the national total.

6. Spain is also a pioneer in social policies so that immigrants are able to use public services including education and healthcare, and all immigrants, regardless of their legal situation, receive free health treatment in emergencies. The “Ley Orgánica” (a law governing immigration) 04/2000, enacted in 08/2000 refers in article 12 to the right of foreigners in Spain to assistance in the following four different situations:

Those registered with the municipality where they live.

Those under 18 years old.

Pregnant women, the right to assistance during pregnancy, labour and the postnatal period.

The remainder have the right to attention in emergencies, regardless of the continuity of care and until discharge.

7. The rise of Andalusian agriculture, in particular that located on the Almería and Granada coast, was long before mass immigration. Up until then it was the farmers and their families who with their efforts boosted this area of production and gave added value to the whole region. Today each farmer works shoulder to shoulder with all employees. Now the world recession is affecting both Spaniards and immigrants alike as the high rate of unemployment is meaning that work shortages are a common denominator for everyone. As a result Hortyfruta is working hard, in collaboration with the different government bodies, to guarantee the security of a job in decent conditions, from which all those involved can benefit, as well as supporting migrant integration with the native community.

8. Unfortunately, in Spain as in other European countries, there are cases where illegal immigrants experience exploitation by a tiny minority of employers who are not aware or who have careless disregard of employment law. In Spain it is a criminal offence to employ illegal immigrants, with fines of up to €60,000, and Hortyfruta continues to educate all working within the industry to this effect. But Hortyfruta would state that the casual employment of illegal workers is the exception to the rule, with many thousands of immigrant workers integrated and living comfortably, thanks to Andalusian agriculture.

In conclusion, we believe that the information published by your newspaper was misleading, sensationalist (particularly in its choice of title) and unbalanced. By using examples of an unfortunate and small minority it suggested that Andalusian use of illegal migrant workers is rampant, whereas we are happy to prove that the opposite is the case, with many thousands of immigrants and their families benefiting considerably from the Andalusian agricultural industry. It was disappointing to see your publication, which has a well-deserved reputation for the quality of its journalism, presenting what was a very one-sided and potentially damaging portrayal of our sector.

María José Pardo Losilla

Managing director, Hortyfruta

traducción del inglés al español

Cartas
Es injusto comparar a los trabajadores migrantes a los esclavos

* The Guardian, el miércoles 02 de marzo 2011
* Artículo historia

Como jefe de la organización comercial que representa a la fruta y hortalizas de Andalucía (Hortyfruta), y el representante principal del sector de productos frescos de Andalucía, estoy en contacto con usted en respuesta a un video en su sitio web, generando preocupación tanto de los consumidores del Reino Unido y consternación de la industria de productos frescos de Andalucía, que consideran que el sector ha sido injustamente y sin razón específica.

El informe de vídeo – publicado junto con un informe en línea titulado “Los productores de España ensaladas son esclavos de hoy en día, por ejemplo organizaciones de caridad”, y también de su propia bajo el título “esclavos Ensalada: ¿Quién realmente proporciona a nuestros vehículos” – pone de relieve las dificultades encontradas por un número de inmigrantes ilegales que viven en Andalucía.

Creemos que el uso de la palabra en los titulares como emotiva y con connotaciones tan fuertes como “esclavos” se inflamatorias e injustificadas, especialmente en lo que el informe no menciona el número considerable de inmigrantes legales en la región que se benefician de las oportunidades de empleo ofrecidas por la industria andaluza agrícolas, así como la labor de organizaciones como la nuestra que se adhieren a las políticas que apoyan la contratación legal y el trato justo de los trabajadores extranjeros.

Como es bien documentados a través de los medios de comunicación del Reino Unido, la cuestión de los inmigrantes ilegales es un problema internacional y tiende a menudo se centra en áreas en las que puede ser un trabajo no calificado más fácil de obtener, especialmente en zonas de agricultura intensiva. Andalucía no es inmune a esto y, con el área de empleo a más de 38.500 inmigrantes legales, es un imán para otros, que correr el riesgo y entrar al país ilegalmente con la esperanza de conseguir trabajo.

Hortyfruta se creó hace tres años para representar a más de 18.000 agricultores andaluces y los productores de cooperativas y los envasadores, y está trabajando duro con sus miembros para trabajar a través de todo el espectro de temas de agricultura: el aumento de la utilización del control biológico para eliminar los pesticidas, el aumento de la investigación la creación de más variedades de fruta sabrosa y deliciosa y verduras, y mantener informados a los agricultores de empleo y otras leyes que afectan a la industria.

Es con respecto a estas leyes de empleo y las condiciones que nos gustaría transmitir las observaciones siguientes para usted:

1. la agricultura andaluza en la actualidad emplea a más de 110.000 personas, de las cuales más de 38.500 son inmigrantes legales con papeles en dos de los invernaderos de la costa de Granada y Almería y en el procesamiento de las empresas de distribución y de la zona.

2. Todas las empresas están registrados legalmente en la seguridad social, y como tal son controlados por las leyes y las relaciones laborales vigentes en virtud de la legislación española exige.

3. El salario de los 38.500 registrados legalmente a los trabajadores inmigrantes son, como los de sus colegas españoles, rigen estrictamente por el convenio Colectivo Provincial de Trabajo en el Campo (Colectivo Provincial para el Acuerdo de Trabajo Agrario), publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (Boletín Oficial de la Provincia ) número 181 publicado el 17 de septiembre de 2007.

4. Con el fin de disuadir a los trabajadores migrantes que entran ilegalmente en el país con la esperanza de trabajo, Hortyfruta en los últimos años ha trabajado duro para establecer que los que llegan con contratos previamente acordados y los términos y condiciones denominados “contratos en origen” con la colaboración de la Junta de Andalucía y de los órganos sociales. Una vez que el contrato ha terminado de migrantes que regresan a su país, donde deben inscribirse dentro de un mes si desean regresar. Este trabajador entonces tendrá preferencia en la contratación de obra disponible en el futuro. La duración máxima del contrato es de nueve meses y cumple con todos los trabajos y las garantías sociales. (Ver el Contrato de Origen Apéndice Actas).

5. Al mismo tiempo, ya que el proceso de normalización de inmigrantes de la legislación de 2005, 30.396 personas se han concedido la residencia en Almería, de los cuales más de 20.000 trabajan en la agricultura. Del total de extranjeros residentes, Almería representa el 36% del total andaluz y el 4,4% del total nacional.

6. España es también un pionero en las políticas sociales para que los inmigrantes son capaces de utilizar los servicios públicos como la educación y la salud, y todos los inmigrantes, independientemente de su situación legal, reciben tratamiento médico gratuito en caso de emergencia. La “Ley Orgánica” (una ley que regule la inmigración) 04/2000, promulgada en 08/2000 se refiere en el artículo 12 del derecho de los extranjeros en España a la asistencia en las siguientes cuatro situaciones diferentes:

Los registrados en el municipio donde viven.
Los menores de 18 años de edad.
Las mujeres embarazadas, el derecho a la asistencia durante el embarazo, el parto y el puerperio.
El resto tienen el derecho a la atención en situaciones de emergencia, independientemente de la continuidad de la atención y hasta el alta.

7. El aumento de la agricultura andaluza, en particular, que se encuentra en la costa de Almería y Granada, pasó mucho tiempo antes de la inmigración masiva. Hasta ese momento era de los agricultores y sus familias que con sus esfuerzos de impulso a este área de producción y le dio un valor añadido a toda la región. Hoy en día cada agricultor trabaja hombro con hombro con todos los empleados. Ahora la recesión mundial está afectando tanto a españoles e inmigrantes por igual como la alta tasa de desempleo es el sentido de que la escasez de trabajo son un denominador común para todos. Como resultado de Hortyfruta está trabajando duro, en colaboración con los distintos órganos gubernamentales, para garantizar la seguridad de un trabajo en condiciones dignas, de la cual todos los participantes puedan beneficiarse, así como el apoyo a la integración de inmigrantes con la comunidad nativa.

8. Por desgracia, en España como en otros países europeos, hay casos donde la explotación ilegal de los inmigrantes sufren por una pequeña minoría de empresarios que no conocen o que han descuidado caso omiso de la legislación laboral. En España es un delito el empleo de inmigrantes ilegales, con multas de hasta 60.000 €, y Hortyfruta continúa educando a todos los que trabajan en la industria en este sentido. Pero Hortyfruta hincapié en que el empleo ocasional de trabajadores ilegales es la excepción a la regla, con muchos miles de trabajadores inmigrantes integrados y viviendo cómodamente, gracias a la agricultura andaluza.

En conclusión, creemos que la información publicada por el periódico sensacionalista era engañosa, (especialmente en la elección del título) y no balanceados. Mediante el uso de ejemplos de una minoría desafortunada y pequeña que sugiere que el uso Andaluz de trabajadores inmigrantes ilegales es rampante, mientras que nosotros estamos encantados de demostrar que lo opuesto es el caso, con muchos miles de inmigrantes y sus familias que se benefician considerablemente de la rama agraria andaluza. Es decepcionante ver a su publicación, que tiene una bien merecida reputación por la calidad de su periodismo, la presentación de lo que era una imagen muy parcial y potencialmente dañinos de nuestro sector.

María José Pardo Losilla

Director general, Hortyfruta

Otro comentario de The Guardian mismo:

http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2011/mar/07/open-door-illegal-migrant-workers-spain?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s